Por. Diego Rosas Londoño

Manizales se ha engalanado de excelentes arzobispos, uno de ellos fue Fabio Betancur Tirado nacido en Armenia el 30 de octubre de 1938 y fallecido el 20 de noviembre de 2011 en Medellín, hombre recto, inigualable, se ordenó como sacerdote en 1964, viajó a Roma donde estudió pastoral y en Medellín ocupó cargos al servicio de la arquidiócesis.

En 1984 observando sus condiciones religiosas, el papa Juan Pablo II lo designa obispo de la diócesis Dorada-Guaduas, en 1986 es nombrado Arzobispo de Manizales, donde por su carácter y reciedumbre enfrenta a círculos culturales y periodísticos, de la ciudad, su tarea fue de disciplina y mucha fe católica.

La feligresía Caldense recuerda un hecho que marcó historia, el arzobispo de Manizales se enfrentó a los inspiradores de un acto cultural de los años 2007 a 2009 llamado expoerotica que se realizaba en la semana santa con demostraciones ignominiosas según el prelado, en esas mismas calendas y siendo Secretario de Cultura de Caldas, mi hermano Luis Fernando, recibió una herencia compleja en su cargo como fue exigirle al Arzobispo de Manizales rendir cuentas de los arreglos patrimoniales de los vitrales de la catedral y otras restauraciones, en carta le exigió en tiempo perentorio enviarle un informe y pagar dichas obras, el Arzobispo cansado con tanta traba burocrática se negaba a hacerlo, si él no respondía en los tiempos de ley quien debía responder por omisión era Rosas.

Luis Fernando, como buen estratega, se ingenia una brillante idea enviarle al señor Arzobispo un ramo de Rosas blancas para que firmara, el último día de plazo, esto ocasiona en el prelado una respuesta simpática, lo llama y le dice que por ese detalle de excelentes relaciones, le enviaba antes de las cinco de la tarde las constancias de pagos y su voluntad de seguir las recomendaciones del comité de patrimonio departamental, este gesto es recordado por sacerdotes y la opinión pública con admiración.

Una tutela para que el Secretario de Cultura sancionara al arzobispo y la carta que adjunto ,hasta hoy totalmente desconocida, inédita, por la opinión pública firmada por los miembros de la Fundación Hijos del divino amor misericordioso DEI- HIDAM- OMD, cuyo director ejecutivo y representante legal fue el señor José Gilberto Gómez Echeverri  pidiéndole excusas a Luis Fernando y solicitando documentos para enviarla al nuncio apostólico de S.S Benedicto XVI y exigir el traslado del arzobispo Fabio Betancur fue bien manejada y se actuó con protocolo con los denunciantes y el arzobispo, no se logró el propósito para no causar daño a las partes. La buena fe y convicción del religioso y la manera como solucionaron este inconveniente no era razón para echarle fuego al fuego.

Con un efusivo abrazo y un buen chocolate con arepas en la residencia del arzobispo en el barrio La Francia, una fuerte disputa terminó en una inolvidable amistad. Al cumplir un año más de su nacimiento este 30 de octubre y de su fallecimiento el 30 de noviembre de 2011 lo recordaremos como el arzobispo de las Rosas blancas.