La Policía Nacional en Caldas, en el marco del lema institucional “Es un honor ser policía”, adelanta diferentes gestiones para ayudar a familias que presentan dificultades económicas y carecen de elementos que les posibiliten tener una mejor calidad de vida.

Dicen que la pobreza no existe en el corazón de las buenas personas, simplemente que al momento de comparar calidades de vida hay quienes tienen mejores oportunidades económicas.

En ese panorama se pinta al señor Leandro Grajales Ramírez, de 34 años, habitante del municipio de Belalcázar, quien vive en condiciones tan vulnerables que, durante varios años, no ha logrado conseguir una silla de ruedas, ya que presenta una condición especial en su parte motriz al padecer parálisis en gran parte de su cuerpo, lo que le impide caminar y realizar otras actividades comunes debido a un accidente de tránsito.

Su lucha incansable por conseguir una silla de ruedas, llegó a oídos de la policía del municipio, quienes se llenaron de razones para ayudar a esta persona a través de su labor social: le cumplieron el sueño a don Leandro de tener una silla de ruedas, brindándole una mejor calidad de vida.

Así lo conocieron

La docente Mary Cielo Castaño, conocía de las condiciones del señor Leandro, fue entonces cuando le contó la historia a la patrullera Ingrit Stefany Paz Osorio Gestora de Prevención y Educación Ciudadana, por su parte la Patrullara al conocer la historia, se desplazaron inmediatamente hasta la vivienda de este hombre ubicada en la vereda el Crucero, llevando alimentos no perecederos logrando evidenciar la humilde condición en la que vivía.

Con el corazón en mil pedazos, pero con el compromiso de ayudar a Leandro, iniciaron las labores de vecindario y de acercamiento a la comunidad; Es así que la honorable concejal del municipio Dayana Herrera y la líder comunitaria Margarita ballesteros conocieron de las actividades que estaban adelantando los uniformados y decidieron unirse a esta noble labor para poder cumplir este sueño.

Fue así como iniciaron una colecta con los comerciantes del municipio y la misma comunidad quienes mostraron su generosidad al servicio de los más necesitados, logrando conseguir una silla de ruedas, un televisor, una nevera, una lavadora y una estufa para suplir sus necesidades diarias.

También se está realizando la consecución de materiales de construcción para modificar la vivienda y hacer más fácil su desplazamiento entre la misma.

Gran gesto

Hoy Leandro sonríe en medio de las adversidades y agradece a la comunidad y a la Policía de Caldas, el apoyo manifestando “Esto fue una bendición de Dios. Son cosas que uno tiene que agradecer en la vida, me han sorprendido. Gracias a la Policía por estar pendientes de mí”.

Síguenos en Facebook noticiasvoxejecafetero twitter @voxejecafetero – instagram voxejecafetero  para estar al día en noticias visita www.voxejecafetero.com